La primera recomendación que haremos es que, si piensas comprar una silla de ruedas, pide consejo a un terapeuta, debido a la gran variedad de sillas de ruedas existentes en el mercado, cada una está diseñada para diferentes necesidades ortopédicas.

Las sillas de ruedas son el vehículo por excelencia que ayuda a los pacientes que necesitan movilidad, durante su recuperación o después de una lesión o traumatismo grave en las extremidades inferiores. Si bien, existen muchos modelos en el mercado, se debe seleccionar la más adecuada de acuerdo a su limitación de movilidad o a su discapacidad.

A continuación, enlistamos las sillas de ruedas más comunes:  

Sillas de ruedas manuales. Son las más habituales y se fabrican en acero, aluminio o fibra de carbono.

Sillas de ruedas autopropulsables. Estas cuentan con aros paralelos fijados a las ruedas que permiten al paciente impulsarse por sí mismo.

Sillas de ruedas plegables. Como su nombre lo indica, pueden plegarse para facilitar su transporte.

Sillas de ruedas reclinables: Tienen el respaldo reclinable que se ajusta para dar mejor comodidad al paciente.

Sillas de ruedas basculantes. Permiten al paciente elevar las piernas, reclinarse o a ejecutar una gran variedad de movilizaciones sin esfuerzo.

Sillas de ruedas bariátricas. Se utilizan en pacientes con obesidad.

Sillas de ruedas eléctricas. Cuentan con un motor eléctrico, una batería y un mando que gestiona los movimientos.